Category Archives: Cuina

Buñuelos de hojas de zanahoria o remolacha

Para 4 personas: DSCN0932

– 300 g de harina de garbanzos
– hojas de un manojo de zanahorias o de remolacha
– 1 cebolla pequeña
– una cucharadita de curry
– una pizca de sal
– una pizca de pimienta negra
– agua
1) Mezclar la harina de garbanzos con el curry, la sal y la pimienta.

2) Añadir agua progresivamente para obtener una masa un poco menos liquida que la de los crepes.

3) Limpiar las hojas de las zanahorias/remolacha y secarlas. Guardar sólo la parte tierna de las hojas y cortarlas.

Cortar la cebolla en trozos muy finos.

4) Mezclar las hojas cortadas y la cebolla en trozos con la masa.

5) En una sartén, echar aceite. Cuando esté bien caliente, formar buñuelos pequeños con la mezcla (masa + verduras). Cocerlos por los dos lados y al sacarlos de la sartén dejarlos unos segundos en un papel absorbente para que suelten aceite.

6) Servirlos calientes con salsa tamari (salsa de soja).

Anuncis

Crema de remolacha con sus fritos

 

Ingredientes (seis raciones)

Para las tiritas de naranja:

  • 1 naranja sin tratar
  • 2 cucharadas de azúcar
  • unas gotas de aceite
  • pizca de sal

Para la crema:

  • 600 g de remolachas frescas
  • 150 g de patata
  • 1 puerro, parte blanca
  • 75 g de jengibre fresco (sí, todo esto)
  • 30 g de margarina
  • 1 cucharada de vinagre de manzana
  • 1,5 l de caldo vegetal
  • 200 ml de nata vegetal
  • sal y pimienta

Preparación

La piel de naranja
  • Lava la naranja, retira la piel con el pelapatatas (sin la parte blanca) y córtala en tiritas.
  • Pon las tiritas en un cazo con 100 ml de agua, 2 cucharadas de azúcar, aceite y un pellizco de sal.
  • Cuece a fuego bajo hasta que se consuma todo el líquido.
  • Pon las tiritas sobre un papel de horno y espolvoréalas con un poco más de azúcar.
    Optativo
    : puedes agregar algún condimento, en este caso utilicé esta mezcla de sésamo y wasabi.
Producto sueco de la marca Santa Maria
  • Déjalas secar en un sitio cálido o ponlas sin tapar en el micro a baja potencia.
 
La crema de remolachas
  • Pela las remolachas y las patatas, córtalas en cubos, pela el jengibre y córtalo en tiras, limpia el puerro y córtalo en rodajas.
  • Rehoga todo en la mantequilla durante 5 minutos.
  • Añade el vinagre y el caldo, lleva a ebullición y cuece 30 minutos a fuego medio.
  • Bate hasta obtener una crema lisa, añade toda la nata menos 6 cucharadas y ajusta de sal y pimienta.
  • Sirve con una cucharada de nata en cada plato y las tiritas de naranja.

A partir de aquí es todo optativo, si quieres aprovechar toda la remolacha, sigue leyendo…

Los buñuelitos
Corta los tallos gruesos de las hojas de remolacha y resérvalos. Pon las hojas en una sartén con poca agua, tapa y cuece solo hasta que se aflojen.

Retira, escurre y pica las hojas en tiritas. Añádeles un chorrito de leche vegetal, sal y media cucharadita de curry. Incorpora harina para rebozar sin huevo, en la cantidad necesaria para hacer una masa húmeda pero manejable. Haz pequeñas quenelles con dos cucharillas y fríelas en aceite de girasol hasta que estén bien firmes.

Los crujientes
Corta los tallos en trocitos, cúbrelos con harina para rebozar sin huevo, sacúdeles el exceso de harina en un colador y fríelos en aceite de girasol hasta que estén encogidos y secos (no los frías antes de los buñuelos porque sueltan harina en el aceite).

  • Sirve los fritos aparte para añadirlos a la crema.

Ensalada de Hinojo, Naranja y Rúcula

ensalada-hinojo-naranja2
El truco está en en cortar el hinojo en láminas bien finas

Ensalada de hinojo marinado con naranja Si tienes suerte, encontrarás bulbos de hinojo con sus tallos y hojas intactos. Si es así, corta los tallos y guárdalos para la próxima vez que hagas un caldo, y aparta las finas hojas para esta receta.
Para cortar las láminas, lo mejor es usar una mandolina. Aunque, con paciencia, también podrías hacerlo a mano.
La vinagreta necesita naranja

Ensalada de hinojo, naranja y rúcula Todo empieza con una naranja entera… necesitarás su piel y su zumo. El hinojo y la naranja han nacido para estar juntos. Fijo. Puedes exprimir la naranja, o hacer como yo y triturar los gajos enteros para usar toda la pulpa. Una vez preparada, se ponen las láminas de hinojo a marinar en la vinagreta unos 20 minutos. De esta manera se suaviza su sabor, pero a la vez se mantiene crujiente.
Ensalada de hinojo, naranja y rúcula

Para: 4

Ingredientes

1 naranja mediana, exprimida (o en gajos para triturar), y su piel, rallada
1 cucharada de vinagre de sidra de manzana
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
¼ de cucharadita de sal
1 bulbo de hinojo grande
1 manzana Espedriega
100 gr de rúcula
2 cucharadas de queso feta o requesón de kefir muy sólido, desmenuzado (opcional)

Instrucciones

Pon el zumo de naranja, ralladura, vinagre de sidra de manzana, aceite y sal en un cuenco de ensalada. Bate bien con una varilla o un tenedor hasta que todos los ingredientes queden perfectamente integrados. Si prefieres utilizar los gajos enteros de la naranja, pon todos los ingredientes de la vinagreta en un procesador de alimentos y tritura hasta obtener una salsa fina. Asegúrate de que está sazonado a tu gusto.
Si tu bulbo de hinojo todavía tiene tallos, córtalos (los puedes guardar para un caldo o un puré) y reserva las hojas.
Con el bulbo de pie sobre la parte plana, córtalo por la mitad. Con una mandolina o un cuchillo bien afilado, córtalo en láminas lo más finas posible.
Saca el corazón de la manzana, divídela en cuartos, y córtala en láminas finas, de nuevo con la ayuda de una mandolina o un cuchillo.
Añade las láminas de hinojo y manzana al cuenco con el aliño y mezcla bien. Deja que se marine durante al menos 20 minutos. Justo antes de servir la ensalada, añade la rúcula, las hojas reservadas del hinojo y el queso (si lo quieres usar) y mezcla.

Font: http://www.evamuerdelamanzana.com

CALÇOTADA

2

Ya han llegado los calçots al Perigall!!

Lo primero que vamos a hacer es preparar los calçots para asar. Para esto podemos usar la técnica del alambre, o la técnica de la parrilla. En cualquiera de los dos casos, NO CORTES LAS PUNTAS.

Los vamos a asar en llama viva de sarmiento (si no es posible, usa cualquier otra leña) hasta que estén echando agua. En cuanto los veas bien quemados por fuera y echando agua, ya estarán.

Los vamos a envolver en tejas o en papel de periódico, en paquetitos de 15 o 20 calçots. Estos paquetes se guardan todos juntos en una caja, para que mantengan el calor.

1

Elaboración de la salsa de calçots:

Ingredientes para 4 personas:

1 pimiento “cuerno de cabra (en su defecto udo de 1 ñora)
4 tomates maduros
1 cabeza de ajo
1 vaso de aceite de oliva
150 gramos de almendras
80 gramos de avellanas [opcional]
1 rebanada de pan duro (o pan frito)
perejil [opcional]

Dejaremos 1 ñora en agua durante toda la noche anterior a la elaboración, para que se ablande. El aspecto final de la ñora es el que se aprecia en la foto. Si hacemos la salsa con el pimiento choricero pasaría exactamente igual.
salsa-de-calsots-1
Una ñora seca, y una que ha pasado la noche en agua.

Para empezar, vamos a ir escalibando los tomates y el ajo. Esta será la base de la salsa para calçots. Para ello, cortaremos el rabo del tomate, y en el culo le haremos dos cortes en cruz, tal y como se ve en la foto. Esto facilitará que se vayan escalibando. Dejar los tomates y el ajo en el horno durante unos 30-40 minutos.
salsa-de-calsots-2
Tomates listos para ser escalibados. Son la base de la salsa de calçots.

Ahora vamos a separar la pulpa de la ñora. Lo vamos a hacer con una cucharita pequeña. Iremos dejando la pulpa en el mortero. Procura poner ñora, porque es dulce y le da un toque muy especial a la salsa de calçots. El pimiento chorizero es amargo, y podrías llevarte alguna sorpresa.

Seguidamente vamos a añadir el pan frito (o pan duro) y las almendras en el mortero (nosotros hemos hecho esta receta con avellanas, pero se debería hacer con almendras).
salsa-de-calsots-3

salsa-de-calsots-4
Pan, avellanas y aceite, todo listo para hacer la salsa de calçots. El pan, las avellanas, y la pulpa de la ñora, todo metido en el mortero, listo para picar.

Todo esto lo vamos a picar durante un buen rato, hasta que quede bien trituradito.
salsa-de-calsots-5
El pan, las avellanas, y la pulpa de la ñora, todo metido en el mortero, ya picado.

En cuanto estén listos los tomates y los ajos, les vamos a quitar la piel y todo lo que esté quemado, y lo vamos a meter en el mortero. Añadimos “al menos” un par o tres de dientes de ajo, y también medio vaso de aceite. Si quieres puedes añadir un poquito de perejil.
salsa-de-calsots-6
Tomates y ajo ya escalibados en el horno. Lo ideal sería hacerlo al fuego.

Ahora lo vamos a triturar todo bien, pasándolo por la minipimer, hasta que quede la salsa con la textura ideal. Para controlar la textura, ir añadiendo aceite. Piensa que el calçot se tiene que untar bien con la salsa. Para controlar ese puntito de picante, añadir medio diente de ajo, o también podemos añadir un poco de guindilla (que no es tan indigesto como el ajo). Así seguro que no fallas.

Y ya está… con esto seguro que consigues hacer la auténtica salsa de calçots.
salsa-de-calsots
Resultado final de la salsa de calçots, salsa romesco, o salvichada.

3

4

6

calsar-calsots-2013

Chips de nabos y buñuelos de sus hojas

Buñuelos

Limpiar y lavar las hojas de un manojo de nabos, trocearlas con sus tallos y rehogarlas en aceite con un diente de ajo bien picado, a fuego lento, hasta que se ablanden.

Añadir 2 cucharadas de harina de garbanzo, 1 cucharada de harina de rebozar (en este caso de la marca Gallo, con gluten añadido), un chorritín de vinagre, sal, pimienta y la leche de soja necesaria para obtener una masa blanda pero manejable (que no gotee).
Dejar unos minutos en reposo, añadir una cucharadita de levadura y freír por cucharadas en aceite no demasiado caliente para que se hagan bien por dentro.
Retirar los buñuelos cuando empiecen a dorarse, no más porque amargan.

Chips

Pelar los nabos y cortarlos en rebanadas de 1/2 cm.
Pasarlos por harina de rebozar de modo que queden bien cubiertos. Dejar unos minutos para que absorban bien la harina y sacudirlos en un colador para quitarles el exceso.
Freír en aceite no demasiado caliente para que se sequen bien sin quemarse.
Escurrir sobre papel absorbente, salar ligeramente y servir enseguida.

Acompañadlos con tomate fresco y, si tenéis la misma suerte que yo, con un chatni de… ¡nabos! (Sweet Pickle, producto ocasional de Lidl, línea inglesa).

 Truco: El añadido de vinagre a las masas de freír hace que absorban menos aceite (truco de mi abuela Margarita, que, como buena francesa, hacía unos fritos insuperables).

Font: cocinaconluzverde